Principal

La diabetes mal cuidada trae complicaciones



Publicado el 13 de Noviembre de 2015, Gestión de contenidos DIABETRICS
La diabetes es una enfermedad silenciosa y las complicaciones se hacen evidentes tras muchos años de mal control. 


Un ejemplo de lo anterior, es cuando se tiene hiperglucemia y la persona pese a que presenta niveles de glucosa altos (entre 180 a 250 mg/dl) durante el día, no siente nada, deteriorando lentamente los órganos.

De hecho, un alto porcentaje de personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 presentan complicaciones crónicas, porque al no tener síntomas no están pendientes de su condición y no consultan el médico.

Existen tejidos del organismo que no necesitan de la insulina para absorber la glucosa, son los denominados “órganos blancos”; estos órganos son: las arterias y células de la retina, las arterias y los glomérulos de los riñones, las células del sistema nervioso (neuronas) y las células de las paredes de las arterias, por ello, cuando hay un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo, los órganos blancos absorben el exceso de azúcar y sufren un proceso de “oxidación” con esa glucosa.

¿Cómo se ven afectados los otros órganos?
Cuando una persona tiene diabetes, la sangre se espesa y las paredes arteriales se engruesan, esto disminuye la circulación sanguínea y hace que los diferentes órganos del cuerpo reciban menos sangre (corazón, cerebro, piernas, entre otros).

Esto es lo que llamamos “isquemia”, y se define como estrés celular causado por una disminución transitoria del riego sanguíneo.

Las isquemias nos pueden afectar en arterias coronarias,  produciendo un infarto al corazón, en arterias del cerebro, puede ocurrir una hemiplejía, que es un accidente cerebrovascular que paraliza una mitad del cuerpo o en miembros inferiores, las complicaciones se verán reflejadas en las piernas.

Por eso, la mejor manera de evitar complicaciones es la PREVENCIÓN y mantener la glucosa en los niveles más normales posibles.

Fuente: Libro” Diabetes sin miedo, aprender para no temer”. Doctor Leon E. Litwak. http://bit.ly/1fI7Aep, publicado el 30 de abril 2015.