Principal

Hipertensión y Diabetes



Tanto la diabetes como la hipertensión son enfermedades crónicas irreversibles; es decir, que se controlan más no se curan.  Ambas representan un alto riesgo para desarrollar la enfermedad cardiovascular.


La diabetes es un desorden metabólico de múltiples causas, caracterizado por hiperglicemia crónica (azúcar alta en sangre), con alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y grasas; resultado de los defectos en la acción y secreción de la insulina. 
 
De otro lado, la presión arterial mide la fuerza en la que el corazón bombea  sangre hacia las arterias que es cuando la presión es más alta; a esto se le llama presión sistólica; cuando el corazón está en reposo entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye, a esto se le llama la presión diastólica.  En la lectura de la presión arterial se utilizan ambos indicadores, la presión sistólica y diastólica, el rango normal es 120/80 mmHg,  se habla de hipertensión arterial cuando las cifras están por encima de este rango.
 
SÍNTOMAS
 
Tanto la diabetes como la hipertensión arterial pueden presentarse de manera silenciosa, es decir, que los niveles de azúcar y presión se encuentran elevados pero el cuerpo no lo manifiesta.  Sin embargo, los síntomas que por lo general se presentan son:
 
Diabetes:
 
·         Hambre excesiva (polifagia)
·         Sed exagerada (polidipsia)
·         Orina frecuente y abundante (poliúrea)
·         Pérdida de peso
·         Visión borrosa
Hipertensión:
 
·         Dolor de cabeza constante y fuerte
·         Náuseas
·         Vómitos
·         Sangrado nasal (epistaxis)
·         Cambios de comportamiento
 
RANGOS NORMALES
 
Diabetes:
En ayunas:   70-100 mg/dl
Dos horas después de comer:   Hasta 140 mg/dl
 
 
Presión arterial:
120/80 mmHg
 
 
FACTORES DE RIESGO:
 
Diabetes:
 
·         Sobrepeso y obesidad
·         Antecedentes familiares
·         Hipertensión
·         Colesterol y triglicéridos altos
·         Tabaquismo
·         Alcoholismo
·         Hispanos
Hipertensión:
 
·         Sobrepeso y obesidad
·         Antecedentes familiares
·         Diabetes
·         Estrés
·         Alcoholismo
·         Alto consumo de sal en la alimentación
·         Afroamericanos
 
TRATAMIENTO:
 
El tratamiento de cada paciente con diabetes, hipertensión o ambas patologías dependerá de su estado clínico;  edad,  estatura, contextura y estilo de vida.  El profesional de la salud le indicara cuál es la mejor alternativa y formulación según el caso.
 
Tanto para la diabetes como para la hipertensión es primordial definir un plan de alimentación saludable y balanceado que incluya una porción considerable de frutas y verduras; preferiblemente alimentos cocidos, asados o guisados evitando los fritos o procesados.  Además, se recomienda tomar agua en vez de bebidas gaseosas,  azucaradas y balancear las porciones que se van a ingerir.  En la hipertensión es vital reducir el consumo de sal.
 
De hecho, lo ideal es acompañar el plan de alimentación con una rutina de actividad física diaria. Por ejemplo, caminar 30 minutos de lunes a viernes o 50 minutos 3 veces a la semana.  El paciente decidirá qué se adapta mejor a su estilo de vida.
 
En cuanto al auto-monitoreo, se hace necesario realizar la glucometría para medir los niveles de glucosa en sangre y  medirse la presión arterial con un tensiómetro.  Ambos dispositivos son fáciles de conseguir, manejar e interpretar incluso desde su casa.
 
Respecto a la medicación, en el caso de la diabetes, el paciente siempre deberá cuidar la alimentación y hacer ejercicio porque en algunos casos este será el único tratamiento; así como también pueden formularle antidiabéticos orales (medicamentos) o inyectables (insulina o análogos de GLP-1). 
 
En el caso del paciente con hipertensión, el cuidado en la alimentación y la actividad física regular  hacen parte del tratamiento unido a los agentes orales (medicamentos) que el médico le prescriba. 
 
POR: CLAUDIA URUETA URUETA
Enfermera, Educadora en Diabetes
Coordinadora de Educación y Formación
DIABETRICS-PROCAPS

Este material no pretende sustituir el tratamiento o dictamen médico profesional; es desarrollado como apoyo educativo para entender aspectos básicos sobre la diabetes.