Principal

Preguntas Al Especialista ¿Mito o realidad?

Preguntas ¿Mito o realidad?



1.-  Comer azúcar en exceso, ¿puede causar diabetes?

Falso.  Comer azúcar en exceso puede producir sobrepeso u obesidad y causar diabetes por resistencia a la insulina, con más razón si se tienen antecedentes familiares.  Pero a la fecha no hay evidencia científica que compruebe que por comer azúcar en exceso se produce la diabetes de forma directamente proporcional.


2.-  ¿Existe una diabetes buena y una diabetes mala?

Falso.  No existe una diabetes buena, ni una diabetes mala.  Existen 4 tipos de diabetes:   tipo 1, tipo 2, diabetes gestacional y otros tipos de diabetes.  Cualquiera de ellas debe ser controlada con hábitos de vida saludable y el tratamiento farmacológico que ordene el médico tratante.  Si la persona no se cuida, sea cual sea el tipo de diabetes que tenga, tendrá complicaciones.

3.-  ¿La diabetes es emocional?

Falso.  No existe la diabetes emocional.  Puede que una fuerte impresión en una persona sin diabetes haga que se libere adrenalina en grandes cantidades que pueden incidir en que los niveles de azúcar aumenten.  Una vez controlada la emoción, los niveles de azúcar vuelven a la normalidad, pero se deben hacer revisiones anuales, puesto que alguna falla primaria puede incidir en la producción de insulina en el páncreas.

4.-  Una mujer con diabetes, ¿no puede quedar embarazada?

Falso.  Una mujer con diabetes y buenos cuidados puede quedar embarazada cuando tome la decisión, pero debe tener un estricto control médico que le permita su tranquilidad y la del bebé durante los 9 meses de gestación.

5.-  ¿La diabetes es contagiosa?

Falso.  La diabetes no es contagiosa.  Usted puede interactuar libremente con personas con diabetes.
 
 
6.-  ¿El uso de la insulina produce ceguera, disfunción eréctil o amputación de miembros inferiores?

Falso.  La insulina no produce ni ceguera, ni disfunción eréctil, ni amputaciones.  Es la falta de control de la diabetes la que puede llevar al paciente a desarrollar este tipo de complicaciones.  La insulina es un medicamento asociado al tratamiento de la diabetes que busca ayudar a quien lo necesite a regular sus niveles de azúcar.

7.-  ¿Si coloco un pedazo de caña de azúcar debajo de mi cama al dormir, la caña absorbe mis niveles de azúcar en exceso y se me quita la diabetes?

Falso.  Nada cura la diabetes. La diabetes se controla.  Este tipo de creencias asociadas también a la ingesta de aguas preparadas con productos naturales como hojas de plantas, semillas de árboles para tomar en infusión. hacen parte de una costumbre basada en anécdotas que algunas personas utilizan.  Ninguna de estas afirmaciones tiene evidencia científica.  Es importante cuidar la diabetes para estar más sano y evitar o retardar la presencia de complicaciones.

8.-  Yo no tengo diabetes.  Solo tengo el azúcar un poquito alta.  Bajando el consumo de gaseosas mejoraré inmediatamente.

Falso.  Uno tiene diabetes,  o no la tiene.  El estado intermedio se llama “pre-diabetes” y la persona debe cuidarse igual que si la tuviera diagnosticada.  Hay que enfrentar el diagnóstico con seriedad y compromiso ya que actualmente las estadísticas dicen que la diabetes está causando más muertes que personas con cáncer de seno y sida.

9.-  ¿La diabetes es más grave en las personas que usan insulina que en las personas que no la usan?

Falso.  La diabetes hay que cuidarla ya sea que el  paciente use o no insulina. Las personas que la requieren es porque no la producen (diabetes tipo 1) o la que producen no puede actuar bien (diabetes tipo 2).  En cualquiera de los dos casos, si la persona no se cuida presentará complicaciones.  No tiene nada que ver que el tratamiento farmacológico sea con inyecciones diarias de insulina. Hay que desmitificar la idea de que la diabetes se complica más si la persona llegase a requerir la utilización de insulina.

10.-  Como las frutas tienen una azúcar natural llamada fructosa, ¿yo puedo comer todas las frutas que quiera y en las cantidades que desee?

Falso.  Aunque es cierto que las frutas tienen una azúcar natural llamada fructosa, ésta dentro del organismo se convierte en glucosa.  Por lo tanto hay que controlar las cantidades que se ingieran.
 
CLAUDIA URUETA URUETA
Educador en Diabetes- ACD
Enfermera de la Universidad de Cartagena
Coordinador de Formación y Educación DIABETRICS