Principal

Testimonios De nuestros clientes

Tu testimonio es muy importante para nosotros, por tal motivo te invitamos a compartirlo con otros miembros del CLUB y así enriquecer el contacto con nuestra comunidad haciendo clic en el siguiente enlace:

Una vez recibamos tu testimonio, pasará a revisión y te contactaremos para autorizar su publicación en este espacio del CLUB. 

"Manejen el estrés; estresarse hace que los niveles de azúcar se eleven”

 Jóse Francisco Prieto, su nombre particularmente se escribe con acento en la o,  radicado en Barranquilla hace más de 40 años nos narra cómo ha sido su experiencia de vida desde que le diagnosticaron diabetes y cómo llego a saberlo.

 “Soy bogotano de nacimiento, llegué a la hermosa y  folclórica Barranquilla cuando tenía 2 años y desde entonces he construido mi vida aquí. Hace 16 años me diagnosticaron diabetes y me di cuenta  porque donde orinaba llegaban las hormigas, lo que me hizo sospechar que algo estaba mal en mi organismo”.

  Al poco tiempo decide ir al médico y consultarle lo que le está sucediendo, le mando a realizar unos exámenes médicos y en efecto el diagnóstico fue que tenía diabetes; “desde ese momento mi vida cambio por completo”, afirma el señor Prieto.

"Al principio sentí mucha tristeza, depresión, empecé a asistir a grupos de personas con diabetes donde veía a muchos casos con complicaciones y me aterraba el hecho de verme así  y de sentirme enfermo. Fue un proceso en el que me ayudo mi familia, mi esposa y un grupo interdisciplinario a concientizarme que tener diabetes no iba a acabar con mi vida y al contrario podía convertirse en una oportunidad para mejorar mi estilo de vida”.

Actualmente, su tratamiento farmacológico es con Glibencamida antes del desayuno y Metformina a medio día. Al principio no le era fácil adaptarse a la terapia oral, ya que le parecía engorroso tener que tomar pastillas todos los días y cuando salía de casa tener que llevarlas.  Pero con el tiempo, al aceptar que las necesitaba, todo comenzó a ser más fácil para él.  Hoy en día se las toma sin complicaciones, sin olvidos, sin traumatismos y tiene reserva de cada una fuera de casa por si llegase a necesitarlas.

“Recomiendo a todas las personas con diabetes que adopten hábitos alimenticios saludables, que practiquen ejercicio 45 minutos tres veces a la semana y que manejen el estrés; estresarse hace que los niveles de azúcar se eleven”,  puntualiza nuestro entrevistado.

Jóse Francisco Prieto
Colombia - Barranquilla

“No es imposible tener una buena calidad de vida a pesar de tener el diagnóstico”

Astrid Villa Doria,  cartagenera de 36 años e instrumentadora quirúrgica de profesión, le diagnosticaron diabetes gestacional hace poco más de 4 años.  Ella afirma que seguramente la tenía desde antes, ya que con frecuencia sentía desvanecimiento,  cansancio frecuente y mucho mareo, pero solo hasta que quedó en embarazo, se le hizo un diagnóstico diferencial.  Después de dar a luz a su hijo quedó con la enfermedad.   Es hija de padres con diabetes, por lo cual no le eran ajenos los cuidados que debía tener. 

Sin embargo, ella no hizo verdadera conciencia de lo que tenía hasta hace dos años, cuando inició responsablemente su cuidado.  Afortunadamente siempre le ha gustado el ejercicio, razón por la cual eso la ayudó a organizarse para comenzar a realizarlo de manera ordenada con horarios e intensidades graduales.

Es constante en la actividad física, hace ejercicios cardiovasculares, pesas, abdominales y estiramientos.  Toma suplementos alimenticios.  El día que no puede cumplir su rutina se siente diferente:   cansada, agotada, sin la energía suficiente para cumplir sus compromisos laborales y personales.

Astrid Villa recomienda a todas las personas con diabetes o pre-diabetes “aceptar que tenemos una condición médica diferente a otras personas.  Amar lo que tenemos y saber que no es imposible tener una buena calidad de vida a pesar de tener el diagnóstico.  Ello hace la diferencia.”

Astrid tiene un hijo de 4 años.  Es consciente de la mediación hereditaria que tiene la diabetes, por eso le ha inculcado hábitos de vida saludable, alimentación sana, balanceada y practicar deporte. 
 

Astrid Villa Doria
Colombia - Cartagena

“Es importante diferenciar entre mito o realidad para tener éxito con el tratamiento de la diabetes”

Belvy Galé Mejía nació en un pueblo del Magdalena hace 50 años y vive en Barranquilla desde los 4 años de edad, por eso se considera Barranquillera. Conformó un hermoso hogar hace 14 años y tiene dos lindas niñas de 19 y 12 años.

 
Fue precisamente en el embarazo de su hija menor Salomé, cuando la diabetes gestacional se presentó en su vida, dio a luz a su hija y desde entonces tiene diabetes. 

Aunque el tema no le era ajeno ya que sus padres y 5 de sus 10 hermanos tienen diabetes; debió hacer cambios trascendentales para poder estar mejor y seguir con su proyecto de vida, ya que contaba con 38 años de edad cuando la diagnosticaron.

Su vida comenzó a cambiar.  Se consideraba una adicta a las bebidas gaseosas y a las harinas.  El proceso no fue fácil ya que debió adaptarse a otro patrón de alimentación, a otra manera de vivir.
Pese a sus esfuerzos, hace 2 años empezaron a incrementar sus niveles de glucosa,  dentro de su terapia farmacológica el médico decidió utilizar insulina. “Al principio fue muy difícil acostumbrarme a los pinchazos diarios y la gente me decía que la insulina me dejaría ciega y me engordaría, me preocupaba sus efectos adversos, además porque me había realizado una cirugía estética abdominal. Sentía mucho temor”, afirma Belvy.

“Afortunadamente me eduqué en diabetes y entendí que lo que me decían hacía parte de los mitos que la gente tiene respecto a la insulina y la diabetes. Durante 8 meses utilicé terapia insulínica y nada de lo que me dijeron las personas sucedió”, agregó.

Sus niveles de azúcar mejoraron y el médico decidió retirarle la insulina y dejarla única y exclusivamente con sus medicamentos orales.

Belvy actualmente trabaja como ejecutiva de cuenta en una compañía.  Es una mujer activa, dedicada a su trabajo, al cuidado de su familia y además es una líder católica, ya que se desempeña como catequista en la parroquia de su barrio.

Sus hijas son conscientes de que el factor hereditario es una posibilidad para ellas de desarrollar la diabetes más adelante; por ello se han involucrado también en su autocuidado.   

Belvy Galé Mejía
Colombia - Barranquilla
Mostrando resultados 1-3 (de 9)
 |<  < 1 - 2 - 3  >  >|