Principal

Testimonios De nuestros clientes

Tu testimonio es muy importante para nosotros, por tal motivo te invitamos a compartirlo con otros miembros del CLUB y así enriquecer el contacto con nuestra comunidad haciendo clic en el siguiente enlace:

Una vez recibamos tu testimonio, pasará a revisión y te contactaremos para autorizar su publicación en este espacio del CLUB. 

“Logré mantenerme firme de nuevo en mis propios pies”

Francisca María Borrero, conocida por sus allegados como  “Pachita”, fue diagnosticada con diabetes mellitus tipo 2 hace 32 años. Hoy, a sus 66 años comparte un fragmento de su historia:

"En diciembre del año 2004 me fracturé el hueso calcáneo del pie izquierdo,  los médicos decidieron realizar una intervención quirúrgica y colocarme material de osteosíntesis. Días después de la cirugía, al retirar los puntos notaron que la herida quedó abierta. Fue en ese momento, cuando el panorama parecía complicarse".
 
“Pachita”, pese a que es una persona que se caracteriza por ser alegre y muy activa se sintió algo inquieta por lo sucedido, entonces se procedió a iniciar un proceso de curaciones diarias muy estrictas para ayudar a lo que en medicina se conoce como “cicatrización de segunda intención”, es decir, darle tiempo a que la herida cicatrizara por sí sola. Pero, cuenta la Sra. Francisca, con la expresión en su rostro tranquila y pausada, que “esto nunca sucedió, por el contrario la herida cada día se ulceraba más y se fue incrementando la dificultad hasta para realizar mis actividades básicas diarias por mí misma”.
 
Luego de esta complicación, “fui llevada nuevamente a sala de cirugía para retirar el material de osteosíntesis, pero esa no fue la solución, la herida seguía ulcerándose. Fue hasta ese día que tomé conciencia del mal manejo que estaba llevando de la diabetes”.
 
Para “Pachita”, adaptarse a nuevos hábitos y seguir un tratamiento no era muy fácil, en ese entonces controlaba la diabetes con fármacos orales, pero desde el momento en que tomó conciencia de esta patología y se empoderó de su tratamiento se puso en manos de un equipo interdisciplinario para su atención y cuidado.
 
El médico familiar le formuló insulina para el control de la glicemia y acudió a una educadora en diabetes quién le enseñó la correcta aplicación de la insulina para un total aprovechamiento terapéutico. Así mismo, fue remitida a la nutricionista, quien le sugirió reorganizar su plan de alimentación por otras opciones saludables y deliciosas. Adicional a ello, incluyó en el cuidado integral una crema reparadora de tejido que a su vez le humectaba y le hidrataba sus pies. 
 
“Al cabo de tres meses de estar operada, di mis primeros pasos, utilicé silla de ruedas, luego caminador hasta que logré mantenerme firme de nuevo en mis propios pies”, puntualiza Pachita con una leve pausa. “La parte emocional fue difícil de afrontar, mi fe en Dios, el incondicional amor de mi familia y amigos me mantuvieron firme en el propósito de salir adelante en esta complicada situación”.
 
Francisca, recobró su vitalidad, sigue siendo el ejemplo vivo de una mujer luchadora, alegre, dedicada a su hogar y no escatima en cuidar su salud, revisa sus pies a diario, los mantiene limpios, utiliza el calzado adecuado, sigue cada paso  para medir la temperatura de sus pies para evitar una nueva complicación a futuro.
 
“Yo replico mi testimonio a todas las personas con diabetes para que tomen conciencia del cuidado integral de esta patología, no es una situación fácil de asimilar, pero la recomendación es gozarse el cuidado de la salud para que lleven una vida saludable, sin complicaciones y sobre todo feliz, como  mi familia y yo.

Francisca María Borrero "Pachita"
Colombia - Barranquilla

“Llegué a la semana 38 de mi embarazo con el feliz nacimiento de Alexandra Mendoza, mi hermosa hija”

Este es el exitoso caso de Mabel María Gurrero Urueta, una joven barranquillera de 25 años, enfermera jefe de profesión, felizmente casada con Alexander Mendoza Morales,  quien presentó diabetes gestacional durante su último trimestre de embarazo.

-“Tiene diabetes gestacional”-,  cuando el médico mencionó estas palabras  “mi mayor preocupación fue la salud y el bienestar de mi hija. Yo como enfermera, hija de un padre con diabetes tipo 2 insulino requiriente desde hace más de 10 años,  decidí hacer cambios radicales en mi estilo de vida, no quería ni pensar en correr riesgos de complicaciones durante mi embarazo”.

Entonces,  “empecé a modificar mis hábitos alimenticios, al principio no fue muy fácil, los cambios se fueron dando paulatinamente motivada siempre por el bienestar de mi hija, el de mi familia y el mío, pero inicié por pasos, primero reemplacé los fritos por alimentos cocidos, asados o guisados, dejé de consumir gaseosas, postres, dulces y cualquier alimento que afectara considerablemente mis niveles de glicemia”.

Así mismo, “me propuse hacer caminatas diarias durante al menos 30 minutos, pero tuve que suspenderlas porque presenté contracciones y a raíz de eso una amenaza de parto prematuro. Para llevar un control constante de mis niveles de glicemia y reducir al máximo los factores de riesgo,  llevaba un monitoreo intensivo de mis glucometrias, me las tomaba 5 veces diarias; antes de desayuno, dos  horas después del desayuno, antes del almuerzo, dos horas después del almuerzo y dos horas después de la cena.  Creo que por estas medidas tomadas no fue necesario tomar medicamentos orales”.

“Fue gracias al cuidado de un equipo interdisciplinario de profesionales de la salud y el apoyo incondicional de mi esposo que llegué a la semana 38 de mi embarazo con el feliz nacimiento de Alexandra Mendoza, mi hermosa hija que nació sana, sin macrosomia (tamaño superior a los 4.000 gramos), sin ictericia (coloración amarillenta en la piel) y en perfecto estado de salud”.

Mabel María Guerrero, es consciente que las mujeres con  diabetes gestacional  tienen el 50% de probabilidad  de desarrollarla en su próximo embarazo y que tiene riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 posteriormente.  Ella está positiva frente a estas estadísticas ya que piensa que con un adecuado plan de alimentación, caminatas diarias, automonitoreo y controles prenatales, es una situación que se puede manejar con éxito.

En la actualidad se desempeña como Enfermera Jefe de Promoción y Prevención de una importante clínica en Barranquilla y tiene a su cargo el programa de “Control Prenatal”.  A sus pacientes las educa desde su propia experiencia y les comparte su testimonio para enseñarlas a cuidar más de ellas y  sus bebés.

 “Yo les recomiendo a todas las mujeres que comiencen a cuidarse desde antes de concebir a sus hijos, sobre todo si tienen riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 por historia familiar. Con un control prenatal adecuado, un equilibrio entre alimentación, ejercicio y automonitoreo,  unido a un valioso apoyo de  la familia, los embarazos de alto riesgo por diagnóstico de diabetes gestacional pueden llegar sin ningún problema a feliz término”.

Mabel María Gurrero Urueta
Colombia - Barranquilla

“Con Diabetes puedo llevar una vida normal”

Jesús David Vargas Hernández, joven barranquillero de 17 años nacido en el hogar de Milton Ramón Vargas e Iveth Hernández, fue diagnosticado con Diabetes Mellitus Tipo 1 desde el año 2001.

A partir de ese momento, su vida y la de su familia cambio por completo, “me di cuenta que algo pasaba con mi hijo porque bajó considerablemente de peso y tomaba mucha agua, fuimos a urgencias para consultar su estado de salud, luego de estabilizarlo y tomarle varios exámenes le diagnosticaron Diabetes”,  afirma su madre Iveth Hernández.

La señora Iveth, economista de profesión acepta que su primera reacción fue negar lo que estaba sucediendo, lo segundo fue sentirse culpable por esta situación, hasta que finalmente comprendió que la mejor opción es aprender a vivir con Diabetes.  

“Yo me retiré del trabajo para cuidar a mi hijo y mi esposo que también es diabético, y mi hija Julieth, cada día aprende más de Diabetes para ayudarnos con el cuidado y control de esta patología”, comenta la Señora Iveth. 

“Aprendí a colocarme la insulina desde los 8 años de edad, y desde entonces visito frecuentemente al Endocrinólogo” comenta Jesús David, “todas las personas que me rodean saben que tengo Diabetes y  que con algunos cuidados puedo llevar una vida normal”.
 
Jesús David, es un joven que se ha caracterizado por ser muy estudioso y sobresaliente, además de ser bachiller, ha realizado varios cursos; gastronomía, electrónica básica, salud ocupacional, emprendimiento y actualmente está matriculado para iniciar sus estudios de Derecho en el 2014.

Me gusta consumir complementos nutricionales como las gomitas de Preventia vitaminas y minerales de DIABETRICS- PROCAPS, vienen en diferentes sabores y son muy agradables, siento que estoy comiendo dulce aunque no lo sea, además le estoy aportando a mi cuerpo nutrientes que necesita”, afirma Jesús David. 

“Vivir con Diabetes ha sido un proceso de adaptación continuo y de adquirir hábitos de cuidado, utilizo varias veces al día el glucómetro  GlucoQuick para controlar mis niveles de glucosa, pero  me considero como la mayoría de los jóvenes de mi edad, alegre, divertido, tengo amigos, salgo a fiestas, he tenido novias y tener Diabetes no ha sido un impedimento para ir logrando metas en mi vida”, agrega.  

“Extiendo la invitación a todos los jóvenes con Diabetes tipo 1 a que se cuiden e integren a sus familiares, llevando un plan de alimentación saludable, haciendo actividades deportivas a diario, háganse las glucometrías todos los días y aprendan todos los días de la Diabetes”, puntualiza Jesús David.   

Jesús David Vargas
Colombia - Barranquilla
Mostrando resultados 7-9 (de 9)
 |<  <  1 - 2 - 3 >  >|